REVOLUCIÓN ANIMAL EN LA MODA

Fecha de publicación: 01/10/2018

Autor: Brenda Chávez. Periodista y autora de "Tu consumo puede cambiar el mundo"

Materia: Téxtil

Número: 75

El auge del animalismo y la creciente conciencia sobre el respeto a los animales está llevando a la industria de la moda por derroteros inimaginables hace una década. Hoy los sustitutos de la piel y las pieles con bienestar animal son cada vez más reclamadas.

La moda está incorporando nuevos materiales a su oferta habitual. Más allá de los tejidos acrílicos, sintéticos y de cultivos convencionales, aún la amplia mayoría, se van incluyendo los de procedencia orgánica (algodón, lino, cáñamo, bambú, etc.), los sustitutos de la piel y las pieles que respetan a los animales sin tratarlos como meras mercancías de consumo.
Debido al auge del veganismo y del vegetarianismo, actualmente llaman mucho la atención los sustitutos de materiales de origen animal ya que las firmas de ropa aptas para este tipo de consumidores deben de respetar los derechos de los animales en toda su cadena de valor (del principio al fin de la fabricación de la prenda) y ningún material, tinte o componente químico (sobretodo de síntesis) puede provenir de ellos. “Hablamos de lana, cuero, pelo o plumas de origen no animal”, explica Ángels Biosca, directora de The Slowear Project, plataforma de divulgación sobre moda sostenible, educación y consumo responsable, para todos ellos ya hay opciones diversas desde la Fauxidermia (recrear el pelo o las plumas con productos sintéticos y/o resinas) al cada vez más popular algodón orgánico (libre de herbicidas, insecticidas, etc.) que a menudo sustituye la lana en especial si es de alto gramaje pues se obtiene ropa de más abrigo para los rigores invernales.
“Existen otros materiales naturales como el Tencel”, añade Melanie Trocoli cofundadora del portal de moda vegana Veganized: “Es una fibra de madera de bosques certificados con el sello FSC donde la producción es controlada. Su calidad es genial para blusas, vestidos o pantalones, su tacto es como el de la seda. Y no sólo puede sustituir a ésta, también al poliéster, una fibra artificial derivada de petróleo, la más utilizada en la moda convencional después del algodón”.

(para seguir leyendo este artículo, es necesario estar suscrito a la revista)